historia del libro en 3 minutos

video

fragmento de EL CUERPO NO CALLA en LA NACIÓN

Sergio Sinay capta una parte escencial del libro. Responde a una carta que le había enviado con motivo de otro "dialogo del alma": Quien acepta celebra. Esto salió publicado hoy en LNR, la revista del diario La Nación.
Para ir a la nota hacer clic en "Cambiar la pregunta" aquí debajo.
Oxígeno / Diálogos del almaCambiar la pregunta
Por Sergio Sinay
> Ir a la nota
lanacion.com Revista Domingo 14 de junio de 2009

gracias Dionisia Florit!



El cuerpo no calla... mamita... si será verdad!!!!!Me transmitió todo tipo de emociones, fue increíble!!Siempre me gustó leer libros de autores argentinos y mucho más de Buenos Aires porque es como que uno sabe de qué hablan.... qué se yo... es tu idioma, son tus costumbres, uno se siente más cerca.


Pero esta fue la primera vez que leí un libro que escribió alguien que yo conozco personalmente.Me siento en la obligación de decirte GRACIAS por este regalo que le hiciste a la humanidad (sería muy omnipotente pensar que me lo escribiste a mí, pero fue lo que sentí en muchos momentos jajaja).


Estuviste tan presente en cada relato y en cada frase que fue increíble. Lo disfruté un montón!! interactué muchísimo con vos, fue re loco!!Te felicito por tu valentía, por animarte a recorrer caminos tan difíciles, por tu crecimiento, por tu amor al prójimo. Todo el tiempo estuve "hablando" con vos, haciéndote comentarios, preguntándote cosas, comentándote cosas mías... Varias veces estuve a punto de escribirte en ese instante para comentar cosas con vos.Algunas frases me sacaron lágrimas, en este momento sólo recuerdo una en la que hacías referencia al regreso de Europa y dijiste "... me sentía más argentina que le mate..." no me preguntes porqué pero me sacó un lagrimón.


Debí anotar en cada momento lo que pensaba pero no quería cortar el hilo de la lectura. Tengo que releerlo y hacer esas anotaciones!!Yo no soy una gran lectora, no puedo opinar de técnicas de escritura ni tampoco me interesaría hacerlo. No sé si está "técnicamente" bien escrito pero para mí lo importante es que un libro transmita cosas y, por muchas razones, el tuyo fue uno de los libros que más emociones me produjo. GRACIAS MARINA!!!!!!!!!!!Te mando un re beso!!!!Dioni

presentación de EL CUERPO NO CALLA en Tierra de Libros



"El libro de Marina, una mujer a quien a los 35 años le diagnosticaron Parkinson. Autobiografía novelada, autoexilio, angustia existencial ante la situación límite y reflexiones que ayudan a adaptarse y aceptarse como la propia Marina dice. Un viaje por la vida misma. Imposible no emocionarse. A 7 años de aquel día, Marina encontró en el camino además el oficio de escribir.
El lunes 22 de junio, puntualmente a las 19.30, se llevó a cabo la presentación de “El cuerpo no calla” en
Tierra de Libros. El oficio me jugó una mala pasada. Un nudo en la garganta hizo imposible que contara las intertextualidades de los epígrafes, las elecciones de los títulos de los capítulos, las fotos que hacen juego y juegos al inicio de cada capítulo, en forma casi rigurosa, metódica aun cuando lo que se cuenta pueda surgir de un caos de pensamientos que van y vienen en el tiempo y en el espacio. Por el quiebre de mi voz preferí dejar que las imágenes hablaran por sí solas (la autora con su notebook y un proyector esperaba) y que la voz de Marina, como una letanía, nos desgranara cuadro a cuadro la historia de su vida. Antes, durante y después del Parkinson. Cuando encendi las luces, la audiencia tenía el aliento cortado. Luego vino el tiempo de las preguntas. Más recuperados todos, Marina contestó dudas, comentó planes y nos dio su testimonio el cual, sin duda, no tiene precio. Como siempre, nadie es perfecto. Brindamos con un Malbec a la salud (nunca mejor dicho) de todos pero nos olvidamos la cámara. Que quede como homenaje la tapa y contratapa de su libro, donde se ve una pintura de otro habitante del país del Parkinson, José Luis Parodi, que hizo a una mujer que bien podría ser Marina. Pero no lo es."
Silvina Figueirido, Licenciada en letras.

dijo el escritor español Juan Antonio Urquijo

Ha sido un placer para mí leerte, Marina.
En lo literario, me has sorprendido (no soy nada cumplidor, créeme), porque tenía un relativo prejuicio: Que uno tenga algo que contar, no quiere decir que necesariamente lo haga bien. Yo tuve claro lo primero, pero nunca lo segundo... hasta que fui descubriendo un estilo personal, guiando la mano de Marina Lassen.
Tu visión del algarrobo y el relato de lo que significó ese momento, tras la idea de rescatar lo esencial de uno mismo, que te transmitió tu abuela, me pareció estupenda. Y el final, con Juan: "¡Es el olor del sol!", es todo un canto a la esperanza.
Juan Antonio Urquijo

symphony 91.3 "las voces del nacional"


Fui a la radio!!
Fue una lindísima experiencia. Es interesante estar delante de un micrófono...
Todo lo que pueda hacer para transmitir mi experiencia y dar a conocer la vida con Parkinson, lo considero una misión.
Sepan disculpar... Me da vergüenza hacerme tanta propaganda! Pero lo que de corazón quiero no es promocionarme yo, sino el libro El Cuerpo no Calla. Porque luego de lo que viví, cuando empecé a sentirme mejor quise contagiar fuerzas a todo el que sufre!

Muchísimas gracias a Marisa, Luciana, Marcelo, Ariel y Arturo por haberme dado esta posibilidad!!! Un abrazo también a todos los que me escucharon! Saludos a todo el Nacional!!

Si quieren escuchar el programa que salió el 5 de septiembre hagan clic en: Marina en la radio
Es un programa de ex-alumnos de mi colegio: Nacional de San Isidro. Va al aire los sábados de 18:00 a 19:00hs en el dial de FM Simphony 91.3
Escuchar on line: "Las Voces del Nacional" Sábados a las 18hs

El Cuerpo no Calla en CATALUNYA


Fui a España invitada a una mesa redonda, parte del Encuentro Internacional Unidos Contra el Parkinson. Allí conté mi experiencia de escribir.

Me saludó una sonrisa blanda de bienvenida:
-¿Tu eres Marina verdad?
En el buffet busqué a Tate a quién reconocí de inmediato:
-¡Hola guapetona!
Increíble verse en persona con quienes uno compartió vivencias muy profundas del corazón.

La inauguración del encuentro fue muy linda.
Bien preparada y con objetivos claros: mostrar al mundo cómo es nuestra realidad y transmitir la importancia de las terapias complementarias para mejorar la calidad de vida de los enfermos.

El denominador común fue el Parkinson, que pude ver que no es uno sino que hay tantos como personas afectadas por él. Pero en definitiva lo que más me sirvió para aprender fue el contacto con los otros "usuarios" como se dijo ahí.
Jugué al ping pong con Paco Montesinos; María Moreno me cantó "Sombras nada más"; le saqué fotos a Carme y varios más, hice ejercicios de registro de emociones por medio de la música, conocí la logopedia, perdí al ajedrez con Pedro; conocí a varios nuevos y viejos amigos.
Me saco el sombrero por todos y cada uno de los "parkinsonianos". Felicito a los que prepararon este encuentro. Agradezco a las caras visibles como coordinadores: Fulvio Capitanio y Antonio Olmo por la oportunidad que me dieron.

Me traje varios conceptos que ya iré decantando.
Entre ellos el de siempre contestar, cuando nos preguntan cómo estamos: bien. Para no preocupar al amigo y no dar pie al enemigo de aprovecharse de nosotros.
En la intimidad sí, escucharnos y drenar nuestras emociones.
Hacer algo que nos dé satisfacción. Para así juntar energías para seguir adelante.
Y si nos caemos cien veces, levantarnos ciento una. Como Toni, que tropezó el último día, pero aprovechando la posición de agazapado, se lanzó a correr y lo hizo con tal agilidad que me dejó anonadada.

Saludos,

Marina Lassen Brodtkorb.

NOTAS revistas TIGRIS y SOPHIA de septiembre




Hacia un vaso lleno

Con la llegada de su segundo hijo, y con sólo treinta y cinco años, a Marina le diagnosticaron Parkinson juvenil. Al principio, sintió la enfermedad como un dictador que invadió su alma, y negó su existencia. Luego, luchó con todas sus fuerzas con un único objetivo: vencerla. Y con este desafío por delante y una fe capaz de mover montañas, escribió su primer libro, donde desnudó su alma y dejó plasmada una gran verdad: “La realidad es tan linda como yo la quiero ver. Ni más ni menos. Ni el vaso medio lleno, ni medio vacío”.

"El cuerpo no calla porque el tiempo pasa. El cuerpo no calla porque nadie es poseedor de la salud eterna."

Para leer el artículo completo ver:
Artículo completo de Revista Tigris